¿En qué punto estamos?

 

Hoy en día en el mundo digital, una incidencia a nivel de IT puede tener afectación directamente a los procesos de negocio y en este sentido existen múltiples posibilidades de recuperación, tomando en cuenta los niveles de RTO (Recovery Time Objective) y RPO (Recovery Point Objetive) establecidos, pero la pregunta es: ¿Qué pasa si perdemos los datos o no sabemos dónde están? Es evidente que es una tarea que en ocasiones puede resultar imposible, por eso nos surge la necesidad de tener bien definido e implementado lo que llamamos el CICLO DE VIDA DEL DATO.

En la era de la transformación digital los datos representan un valor incalculable en los procesos de negocio, en los últimos años nos encontramos con una masificación de datos e información a procesar, por lo que es importante categorizar y evitar la fragmentación de los datos.

Por consiguiente, nos encontramos con la imperiosa necesidad de tener los datos de una forma ordenada y coherente para tener un acceso rápido a ellos, en función de los requerimientos de nuestras aplicaciones y entornos que en definitiva determinarán el tipo de dato y la categorización a la que pertenecen.

Nuestra experiencia como integradores de soluciones en este ámbito, nos permite adaptar los diferentes modelos de arquitecturas en función de los requerimientos y necesidades de las organizaciones y de nuestros clientes.

Desde Open3s entendemos la importancia de la gestión del dato como algo crítico dentro de los procesos de transformación digital en la que se embarcan las organizaciones. Saber determinar y categorizar los tipos de datos, definiendo un ciclo de vida en función de su utilización e importancia, supone una optimización destacable en los procesos de IT.

El Ciclo de Vida del Dato

El problema de la Fragmentación de los Datos.

 

Este problema ya lo estamos viendo en las organizaciones, la falta de control sobre el estado de los datos, su utilización y la evolución dentro de los procesos de negocio, es uno de los puntos importantes a tomar en cuenta si se quiere acometer cualquier proceso de transformación digital. Desde nuestra experiencia, el problema de la fragmentación de los datos se debe a los siguientes puntos que detallamos a continuación.

Crecimiento de los Datos

Los datos están creciendo de una manera exponencial. Esto produce un deterioro dentro de los procesos de IT y, lo que es peor, pone en relieve sus deficiencias. Es común encontrarnos con disrupciones de servicio por falta o mal manejo de la gestión de las capacidades en términos de espacio y la mala gestión de datos que consideramos obsoletos o en desuso, no teniendo control sobre ellos.

Operaciones de los Datos

Los datos son categorizados de acuerdo, a su uso y a los procesos funcionales que los requieren, por tanto, su utilización se diversifica en función de los despliegues, de las necesidades de testeo, desarrollo y como no, de los procesos de análisis que cada vez son más comunes dentro de las organizaciones. Esto supone tener un conocimiento más exhaustivo del estado de los datos y las operaciones que se realizan, de tal forma que tengamos una mayor visibilidad sobre ellos.

Protección de Datos

Hoy en día las organizaciones realizan copias de datos por muchas razones, no sólo para tener respaldos y protección de los datos, sino para la ejecución de tareas dentro de sus procedimientos de control, esto produce un crecimiento no controlado de los datos, sin importar la consistencia de estas copias, el problema es que se distribuyen en diferentes ubicaciones y los métodos de recuperación resultan ser lentos y tediosos.

Fragmentación de Datos

Por tanto, podemos afirmar que:

 

“IT está limitada por infraestructuras de datos obsoletos y no controlados”
“No tener claro el Ciclo de Vida del Dato empeora la adopción al Cloud”

 

Es hora de consolidar los Datos y las Operaciones

 

La mejor manera de dar solución a esta problemática es identificar los tipos de datos y distribuirlos en una solución integral que nos proporcione un nuevo enfoque en la gestión y en la manera de entender la importancia de los datos en los procesos de continuidad de negocio, dotando a las organizaciones de las siguientes características

Integración y eficiencia

Eliminando duplicidad y sobredimensionamiento de infraestructuras, con una gestión única e integrada que nos permita ejecutar procesos automáticos, eliminando así, tareas manuales y rutinarias. Obteniendo visibilidad sobre los datos y su evolución dentro de su ciclo de vida.

Rapidez y Flexibilidad

Soluciones definidas por software para mejorar considerablemente el acceso a los datos y a su distribución, en función de sus casos de uso, permitiendo la ejecución de aplicaciones y tareas desde cualquier ámbito de nuestra infraestructura. Teniendo la posibilidad de desbordamientos de datos a diferentes modelos de infraestructuras Multicloud.

Seguridad y Operación

Realizar búsqueda de los datos de manera rápida, segura y predictiva sin importar su ubicación, garantizando niveles de RTO/RPO óptimos y eficientes, por los tiempos de recuperación establecidos y los que demandan cada vez más los procesos de negocio dentro de las organizaciones. Garantizando en todo momento la continuidad de los procesos de negocio.

Escalabilidad y soluciones abiertas

Facilidad de crecimiento en función de necesidades y demandas de infraestructuras, soluciones explotables a partir de APIs para desarrollos e informes a medida, así como la integración con otras soluciones.

Consolidación del Dato

En resumen, el reto está servido. Debemos poner foco y considerar que vamos a almacenar, gobernar, acceder, proteger y tener una responsabilidad importante sobre nuestros datos. Es hora de ponerse manos a la obra para diseñar un plan eficiente de continuidad de negocio y gobierno de los datos y desde Open3s queremos ayudarte en este proceso.

Autor: Carlos Zavala Pasco, Area Manager Sistemas, Virtualización y Cloud.