operational_intelligence

Del Business Intelligence al Operational Intelligence

En la era actual del dato es rara la organización que no esté aplicando Business Intelligence sobre sus datos para comprender, tomar decisiones y actuar de cara a la optimización de la organización y de su negocio. Si pasamos al plano de Operational Intelligence, encontramos (sorprendentemente, dado el valor que aporta) que muy pocas organizaciones lo aplican.

Business Intelligence y Operational Intelligence, ¿qué son?

En primer lugar, sentemos las bases de ambos conceptos. Business Intelligence se centra en el análisis “forense” de distintos datos e indicadores estáticos para la toma de decisiones y para la extracción de conclusiones. Esto implica que se basa en el análisis de datos y situaciones pasadas, por lo que la capacidad de reacción y actuación se ve demorada, con el impacto que ello puede conllevar. Operational Intelligence, en cambio, analiza y relaciona datos en tiempo real, permitiendo una respuesta y toma de decisiones inmediata.

Si fuésemos conduciendo nuestro coche, Business Intelligence sería mirar por el espejo retrovisor, mientras que Operational Intelligence sería mirar por el parabrisas hacia delante, teniendo en cuenta los distintos indicadores que ofrece el coche (como nivel de gasolina, temperatura, velocidad, revoluciones, así como las señales de la carretera, etc.) para la toma de decisiones en tiempo real. Al igual que en el coche, en las organizaciones esto ofrece una capacidad de reacción inmediata.

Pongamos como ejemplo una web de e-commerce. Centrándonos en el número de ventas, con Business Intelligence podremos ver las estadísticas de los últimos días, si las ventas han bajado o subido, la variación del importe total de venta diario, productos más vendidos, etc. Esto nos puede dar la capacidad de tomar decisiones, por supuesto, pero quizás demasiado tarde. Por ejemplo, si las ventas han bajado paulatinamente durante los últimos 7 días, se puede plantear tomar una acción, pero ya habremos sufrido el impacto de dicha bajada de ventas. Si aplicásemos Operational Intelligence, podríamos saber en tiempo real que las ventas están descendiendo y podría analizarse el porqué de esa bajada, correlándolo con otros indicadores (como número de logins, visitas, el estado de los sistemas que soportan los procesos de venta, etc.) para ser capaces de tomar acciones de manera anticipada.

¿Por qué evolucionar hacia Operational Intelligence?

Precisamente por lo explicado anteriormente. No puedes basar tu toma de decisiones y lanzamiento de acciones únicamente en el análisis de datos estáticos pasados, pero tampoco puedes ignorarlos; igual que no conducirías tu coche mirando únicamente por el espejo retrovisor, aunque es algo necesario. Es importante analizar forensemente para evaluar tendencias y comportamientos históricos, pero es igual o más importante actuar de manera temprana para minimizar la afectación y los efectos de problemas en tu organización. La flexibilidad y la agilidad es primordial a día de hoy en la toma de decisiones de las compañías.

Aplicar Business Intelligence te ayudará en el largo plazo, pero para el momento actual aportará poco valor. Lo ideal es la implementación de una buena estrategia que te permita:

  • Tomar decisiones a largo plazo analizando el comportamiento histórico de diferentes indicadores importantes para tu compañía. Por ejemplo, lanzar una determinada acción de marketing porque las ventas han descendido durante el último mes.
  • Tomar decisiones inmediatas monitorizando en real time diferentes indicadores importantes para tu compañía. Por ejemplo, ofrecer una promoción a un usuario que tenía un importe alto en la cesta de la compra y finalmente no ha finalizado la transacción.

Operational Intelligence abarca mucho más que el análisis de indicadores: desde la recolección de datos de distintos orígenes, la correlación de datos y aplicación de lógicas complejas sobre éstos, la generación de alertas, la visualización de indicadores de valor, e incluso el lanzamiento de acciones automatizadas.

Conclusiones

La evolución actual de las organizaciones hace que cada vez se generen más datos relacionados con IT y con negocio, lo cual brinda grandes oportunidades de optimización y mejora si se explotan de manera idónea.

Desde Open3s trabajamos con nuestros clientes diseñando la mejor estrategia para pasar del dato al valor y evolucionar hacia la inteligencia operacional. Si quieres profundizar en este tema y que te ayudemos con tu caso concreto no dudes en contactarnos.

Autora: Nerea Sánchez Fernández, Area Manager Data into Value.